ENTREVISTAS Y NOTICIAS

ENTREVISTA EN DIARIO LA PRENSA, DE CURICÓ (30  diciembre 2013)

Entrevista en La Prensa Curicó“Código Morse: Una pasión juvenil transformada en tragedia”

Talca. “El tedio y el calor de la tarde dominical le impedían concentrarse en el cuaderno de álgebras. Para el día siguiente estaba programada la última prueba, de la que dependía su promoción casi milagrosa y sus ecuaciones le resultaban incomprensibles, demasiado complejas para quien no había estudiado durante todo el año…”.
Así comienza Código Morse: Una pasión juvenil transformada en tragedia, la primera apuesta literaria en solitario del escritor Fernando Lizama-Murphy, quien además de escribir el texto también asumió el desafío editar el libro, para lo cual creó junto a su socio, Javier Orrego, “Ediciones Tiempo Cero”.
“La idea es que sea un espacio para que puedan editarse aquellos escritores que, como yo, buscan una primera oportunidad y que obviamente nadie se interesa por editar”, indica Lizama-Murphy, al referirse a esta empresa literaria que lo tiene más que entusiasmado.
Del mismo modo el escritor reconoce que si bien nació en Santiago, se considera un talquino más, ya que por motivos laborales está radicado en Talca desde el año 1979, cuando llegó a la zona para desempeñarse como publicista y vendedor viajero.
“En esa época la verdad es que no tenía mucho tiempo para dedicarme a la escritura, aunque siempre fui aficionado a los libros. Recién ahora, que ya estoy retirado laboralmente, comencé a cultivar mis afanes literarios”, enfatiza.
Así fue como llegó a integrarse al taller literario “Calle Corta”, dirigido en Talca por el periodista y escritor Alfonso Morales Celis, donde tuvo su primera experiencia editorial publicando algunos de sus trabajos en un libro de cuentos realizado por el propio taller.
Respecto de “Código Morse…”, Fernando Lizama-Murphy, explica que se trata de una novela de corte juvenil, que escribió durante el año 2012 y que recién ahora tuvo la oportunidad de autoeditar, esperando que su lanzamiento oficial se concrete en marzo de 2014.
En la contraportada del libro, de 252 páginas, se devela algo del argumento de “Código Morse: Una pasión juvenil transformada en tragedia”:
“Cristina irrumpe en la adolescencia con un cuerpo privilegiado, cambiando los estudios y el deporte por las fiestas y el alcohol. El aplicado Felipe, compañero de curso y amigo de la infancia, intenta devolverla al camino correcto. Para eso se reúnen una tarde de domingo en la que ayudará a preparar su examen de álgebras. Pero el fuego de la adolescencia, la vestimenta provocativa y el calor del verano, se confabulan para despertar en el siempre prudente Felipe sus más bajos instintos y la tarde de estudio devendrá en una tragedia que modificará las vidas de ambos, de sus familias y de todo su entorno…”.

ENTREVISTA EN DIARIO EL CENTRO, DE TALCA (15  marzo 2015)

Entrevista El Centro“La trama está ligada a lo que son los tiempos, los jóvenes sin mucho pudor”

TALCA.- Fernando Lizama es de profesión publicista, pero su vida profesional derivó a las ventas. Hace 15 años que se dedica a la literatura, escribió primero como hobby y luego, tras jubilar, decidió entregarle mucho más tiempo, lo tomó con más seriedad. De hecho, hace más de una década, es parte junto a su esposa de un taller literario denominado “Calle corta”, en donde ha dado rienda suelta a su imaginación, creando cuentos y dos novelas, una de las cuales ha visto la luz de la mano de su propio esfuerzo.
“La escritura es vista aquí más como un hobby que como una profesión (…) yo estoy jubilado y uno tiene que darle un giro a la vida”, dijo.
En el 2012 escribió “Código morse”, libro auto gestionado que da un paseo por la realidad de la juventud actual, más mirada desde el inicio del siglo XXI, cuando la sociedad vivió una apertura que influyó en la relación que los padres tienen con sus hijos.
La trama se centra Cristina, una adolescente que cambia los estudios por las fiestas y el alcohol, muy por el contrario de su amigo de infancia y compañero de curso Felipe, quien intenta devolverla al camino correcto. Una tarde es trascendental en el cambio drástico que sufren sus vidas, transformando aquel momento en una tragedia que modificará las existencias de ambos, sus familias y de todo su entorno. En medio del drama, Cristina descubrirá en el viejo código morse que Felipe le enseñara, la fórmula para devolver, en parte, la normalidad.
“La trama está ligada a lo que son los tiempos, los jóvenes sin mucho pudor, sin mucho cuidado de sí mismos. Esta relación entre los lolos y las lolas que antes era mucho más cauta, ahora los cabros son más desinhibidos para relacionarse y está la contradicción de la familia, que quiere evitar que los hijos se ‘desboquen’, por decirlo de alguna manera”, comenta Fernando.

TIEMPO CERO
“Es la primera novela que publico (…) esto es una autoedición que se editó a fines del 2013. Inicialmente este libro se subió a Amazon junto a otro de cuentos, que están en digital o en papel (…) en la feria del libro del 2013 en Santiago tomé contacto con una imprenta que lo hizo”, explica.
Para subir el libro a Amazon debió crear, junto a un amigo escritor proveniente de Pelarco, la editorial Tiempo Cero, pues en esta plataforma se exige el patrocinio de una, “pero aquí también nos sirvió para efectos de la edición en papel”.
Su tesón a la hora de promover su obra permitió que “Código morse” esté a la venta en varias librerías, como Byblos y en Que Leo de Talca, Providencia y Apumanque, en Santiago. También está en todos los locales de la Feria Chilena del Libro y en Curicó se encuentra en la librería Mataquito. Aunque reconoce que la venta no ha sido lo que espera, esto es un hecho importante, un gran logro para un escritor novato, pues no tiene promoción. En total fueron 200 ejemplares los que imprimió.

AUTOEDITARSE
Las críticas de familiares y amigos es lo único que ha recibido, está ansioso de que estas sean externas. Sin embargo y con cierta desilusión, comenta que tocó muchas puertas antes y después de editar la novela, sin ser escuchado y agrega que, “para el escritor que se está iniciando no hay ninguna oportunidad”.
No sabe si es más fácil autoeditarse, pero para un escritor que se inicia y quiere ver su obra materializada en un libro físico, es mucho más simple este camino que, aunque tortuoso, vale la pena, así lo siente.

Claudia Bravo

ACCESO A LA VERSIÓN ONLINE AQUÍ

ENTREVISTA EN SEMANARIO CAMBIO 21 (7 al 14 octubre 2015)

Entrevista en Cambio21Amores adolescentes / DRAMAS DE BARRIO ALTO

Fue un hallazgo. En los atiborrados mesones de una de las principales librerías santiaguinas, de pronto, desde la portada de una novela, la mirada de soslayo de una enigmática muchacha sorprende al eventual lector. “Código Morse”, transmite, y explica: “Una pasión juvenil transformada en tragedia”.

Por FRANCISCO CASTILLO

Código Morse. ¿Qué tiene que ver el lenguaje de puntos y rayas creado para la telegrafía con los amores quinceañeros contemporáneos? Lo explica el autor ―Fernando Lizama-Murphy (66), talquino por adopción― en la contraportada: el alfabeto inventado en 1830 por Samuel Morse, creador del telégrafo eléctrico, es un elemento clave para el desenlace de un drama juvenil de barrio alto santiaguino, de esos que las familias acomodadas prefieren ocultar por el todavía vigente “qué dirán”.

¿Quién es Lizama-Murphy, escritor? Él mismo lo relata a Cambio21: “Un chileno nacido en marzo de 1949, en el barrio Matta de Santiago”, dice. Estudió con los escolapios del Hispano Americano y concluyó sus humanidades en el Liceo 11. En el Pedagógico de la Universidad de Chile deambuló por tres años, los de la Reforma Universitaria, con la esperanza de titularse como Licenciado en Filosofía. Al final, deserta y termina con un título de Publicista en el Incacea.

Su primer trabajo fue como vendedor y en eso siguió. Se traslada, junto a su señora y sus cuatro hijos a Curicó en 1979 y luego ancla en Talca, en 1986, hasta hoy.

Su señora, enfermera, ingresa a trabajar en la Universidad de Talca, y allí el matrimonio cursa un diplomado en Humanidades. Esto les permite vincularse con la intelectualidad talquina que los acogió con afecto.

¿Y la literatura? Lizama-Murphy se confiesa fanático lector y admirador de Alejo Carpentier (novelista cubano, padre del realismo mágico, 1904-1980). Fue en Talca donde se desarrolla su pasión por la literatura. En un taller de narrativa de la universidad local participa en un trabajo colectivo que publica su primer cuento.

Con los compañeros crean un taller, Callecorta, y siguen publicando cuentos. Participa en varios concursos de cuento y novela, sin figurar entre los seleccionados y menos entre los ganadores. Está convencido de que “no es gusto de jurados”.

Código Morse, la primera novela publicada, nace a partir de un cuento. “Se suponía que iba a ser una historia breve, pero me fui enamorando de los personajes principales y me imaginé las repercusiones que su pasión juvenil podía acarrear a los de su entorno. De ahí surgió el resto de la trama”, relata.

El relato comienza con los protagonistas estudiando para un examen de álgebra un domingo en casa de barrio alto, con los padres ausentes. El drama se desata porque la chica de físico exuberante viste de forma provocativa y el muchacho ―con las hormonas a mil― deja el estudio e intenta lo fácil de imaginar, la colegiala se niega. La tragedia irrumpe. De ahí en adelante, el libro no suelta más al lector.

Gratis en Internet

Como novela publicada en papel, Código Morse es la primera y única de Lizama-Murphy hasta ahora. En Amazon está su otra novela, La Ruta de la Venganza; además 24 Cuentos –Las Historias se Cuentan por Docena–, donde hay personajes a los que les obsesionan los enanos y un mapuche baterista de una banda de rock, hasta relatos de guerra, amor, desamor, erotismo y pasión. También tiene una recopilación de historias titulada Crónicas Náuticas.

“Como una manera de darme a conocer, he escrito medio centenar de estas crónicas, basadas en personajes y hechos desconocidos que de alguna manera han contribuido a darle sentido a lo que hoy es América Latina. También tengo casi lista otra novela, titulada La Ruta del Exilio”, relata el escritor.

La mayoría de sus cuentos y todas las crónicas se pueden leer, gratis, en su blog, fernandolizamamurphy.com.

¿Qué lo llevo a escribir tal variedad de historias y en escenarios tan diferentes?

―Cuando escribo lo hago pensando en entretenerme y entretener. Busco una narrativa ágil, aunque quizás no muy pulcra en el uso de nuestro rico idioma. Me gusta que las personas se enamoren u odien a mis personajes, que se sientan tocados por la realidad que les muestro.

“En cuanto a los lectores, quisiera ser lo más cosmopolita posible. Que me juzguen jóvenes y viejos, hombres y mujeres, chilenos y extranjeros. Intento darle un cierto carácter universal a lo que escribo”.

¿Cómo enfrenta un escritor independiente el costo de impresión y difusión de su obra?

―La literatura es el vicio más adictivo que he enfrentado. Mis proyectos inmediatos son publicar en papel de lo que ya está en Amazon e incorporar lo antes posible la otra novela. El tema pasa por los costos. Autoeditarse es oneroso y arriesgado. Los libros pueden descansar por mucho tiempo debajo de la cama.

“A mí me ha ayudado mi experiencia como vendedor para poder llegar a varios puntos de ventas, pero me limita vivir en provincia. Usando una frase cliché, Santiago es Chile y desde ahí se mueven todos los hilos. Para uno, ya convertido en un huaso talquino, hasta moverse en algo distinto al Metro le resulta difícil en la capital”.

Código Morse está dedicado a Marcela. ¿Quién es Marcela?

“Marcela Hernández es mi señora desde hace 44 años. Es la madre de mis cuatro hijos y con sus ahorros se financió la edición de la novela. Además ha sido incondicional en su apoyo. Creo que sobran motivos para dedicársela.

“La edición fue de 200 ejemplares; se financió con los ahorros de mi mujer. Para poder vender y emitir factura, guía de despacho y toda la burocracia asociada, creamos con un amigo escritor la editorial Tiempo Cero. Esto después de golpear puertas de editoriales que prometen leer y analizar lo que uno lleva y que después de mucho tiempo responden con un ‘lo lamentamos, pero su libro no está dentro de nuestra línea editorial’.

Su familia y amigos han sido los principales promotores de su trabajo… y “clientes forzados”, y agradece el apoyo de Manuel Vilches, de la Feria Chilena del Libro, quien lo ha orientado en este veleidoso mundo editorial.

Su trabajo lo han difundido medios escritos de la región del Maule, como el diario El Centro, de Talca y La Prensa, de Curicó. “Cambio 21 es mi primera oportunidad para llegar a todo Chile”, dice.

Cierra contando que Talca da demás para ser escenario de una novela. “No conozco ni París ni Londres, pero en todo caso, parte de La Ruta del Exilio (su otra novela) transcurre en Suecia y en Francia.

Ahora, Internet te permite visitar ciudades y casi entrar en las casas. Pienso que al final, en la aventura de escribir, lo más sencillo es sentarse frente al computador y dejar correr la imaginación. El parto es publicar, y llegar al lector”.

PUBLICACIÓN EN REVISTA NOS (diciembre de 2015)

En la versión online de diciembre de 2015 de la Revista NOS se ha publicado un comentario sobre la crónica El último emperador inca del Collasuyu, publicada en este blog en octubre (VER).

INCA

ACCESO A LA VERSIÓN ONLINE AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s