LA CIUDAD DE LOS CÉSARES III

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

“…bien juzgo yo que aquel navío que los Nodales toparan perdido y varado en el Cabo de Las Vírgenes, es el navío de Argüello, que allí mismo se perdió y varó unos veinte años antes que llegaran los Nodales allá…”. Nicolás Mascardi SJ  (Fragmento de “Relación sobre el descubrimiento de la Ciudad de Los Césares  y conversión de los infieles que habitan los llanos hasta el Estrecho de Magallanes”, 1670)

Ciudad de los Césares

Tercera Fuente

La fiebre de los descubrimientos y conquistas que despertó Cristóbal Colón resultó incontrolable para toda Europa. Las naves que zarpaban desde los puertos españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses, repletas de marineros cargados de sueños rumbo a estas tierras hasta hace poco desconocidas, eran muchas. Algunos se hacían a la mar en muy precarias condiciones. Otros reunían recursos, solicitaban créditos u obtenían el padrinazgo de algún inversionista para equipar su expedición; y, por supuesto, estaban los que viajaban al amparo de alguna bandera. Todos zarpaban rumbo a las nuevas tierras en busca de la gloria, la fortuna o la muerte.

Seguir leyendo “LA CIUDAD DE LOS CÉSARES III”

LA CIUDAD DE LOS CÉSARES II

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

El pavimento de la ciudad es de plata y oro macizo, una gran cruz de oro corona la torre de la iglesia y la campana que ésta posee es de tales dimensiones, que debajo de ella pueden instalarse cómodamente dos mesas de zapatería con todos sus útiles y herramientas. Si esta campana se llegase a tocar, su tañido se oiría en el mundo entero. (Del libro “Chiloé y los chilotes”, Francisco Cavada – 1914)

Ciudad de los Césares

 Segunda Fuente

El descubrimiento de Núñez de Balboa llevó pronto a los españoles a construir una calzada que permitiría una viaje más expedito entre los océanos Atlántico y Pacífico. Necesitaban unir Santa María la Antigua del Darién, en la cuenca continental del Caribe, con Nuestra Señora de la Asunción de Panamá, primera ciudad fundada en la costa del Mar del Sur. En esta última se inició tanto la construcción de embarcaciones como la exploración de la costa poniente de Sudamérica y desde ahí zarparon expediciones hacia el norte y el sur.

Uno de los primeros aventureros que se adentraron en estas costas recién descubiertas fue Pascual de Andagoyas, que navegó hasta la desembocadura del río Esmeraldas, en lo que hoy es Ecuador, zona ubicada algo más al sur del límite norte del imperio Inca, que en su máxima expansión alcanzó hasta la actual frontera colombo-ecuatoriana.

Seguir leyendo “LA CIUDAD DE LOS CÉSARES II”

LA CIUDAD DE LOS CÉSARES, EL NACIMIENTO DE UN MITO

“… es esta una ciudad encantada, no dada a ningún viajero descubrirla, aun cuando la ande pisando, ya que una espesa niebla se interpone siempre entre ella y el viajero y la corriente de los ríos que la bañan refluye para alejar embarcaciones que se aproximan demasiado. Sólo al fin del mundo la ciudad se hará visible para convencer a los incrédulos de su existencia.”

Del libro “Chiloé y los chilotes”, de Francisco Cavada (1914)

Ciudad de los CésaresGran parte de la historia de la humanidad se ha escrito a partir de sueños, de ilusiones, de búsquedas de tesoros, de ciudades encantadas o de paraísos perdidos. A todos nos gustaría tener un hada madrina o encontrar la lámpara con el genio que nos concede los deseos. Los hombres somos soñadores empedernidos y muchas veces trasmitimos a nuestros semejantes, como si fueran reales, esas visiones que nos llenan de esperanzas por un mundo mejor. Los juegos de azar, las religiones y los partidos políticos son también creadores de utopías que los humanos, llenos de esperanzas, porque no vislumbramos algo mejor, aceptamos como realidades indesmentibles en las que buscamos refugio. Y disfrutamos escuchando a aquellos que nos hablan de mundos más justos, de tierras prometidas, de riquezas inmensas que, una vez conquistadas, nos permitirán una vida de holganza. Nos llevarán al bíblico Paraíso Terrenal o a la Jerusalén celestial.
Uno de estos sueños, que duró trescientos años y que para muchos persiste hasta hoy, es el de la Ciudad de los Césares.
De cómo se forjó y de quienes partieron en pos de convertirlo en realidad, hablarán las crónicas que iniciamos con esta primera entrega.

Seguir leyendo “LA CIUDAD DE LOS CÉSARES, EL NACIMIENTO DE UN MITO”

JUAN BRAVO, EL NIÑO HÉROE DE LA GUERRA DEL PACÍFICO

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

Grumete Juan BravoNunca se ha usado un rifle sin perder menos balas que con este negro”.

Contralmirante Carlos Condell

En la crónica escrita hace un tiempo,  La guerra y los niños en América Latina, hablamos de la cantidad de muchachitos de corta edad que combatieron en distintos conflictos que se desarrollaron, y que se siguen desarrollando, en nuestro continente. Hoy nos ocuparemos especialmente de uno de esos niños mencionado entonces, uno que cumplió una misión destacada en el Combate Naval de Punta Gruesa, acaecido el 21 de mayo de 1879 al sur de Iquique.

Mientras la Esmeralda luchaba contra el Huáscar en la rada iquiqueña, la Covadonga, al mando de su capitán, don Carlos Condell de la Haza, comenzó a navegar hacia el sur con el propósito de llegar a Antofagasta para informar lo que estaba ocurriendo. Lo perseguía a corta distancia la Independencia, comandada por don Juan Guillermo Moore.

Seguir leyendo “JUAN BRAVO, EL NIÑO HÉROE DE LA GUERRA DEL PACÍFICO”

A RUSIA CON ILUSIÓN

Por Fernando Lizama-Murphy

Las tragedias que le ocurren a la humanidad tienen coletazos que son opacados por el drama principal. Muchas personas se ven afectadas por estas consecuencias secundarias, pero no constituyen en sí un material de estudio suficiente como para ser consideradas como parte relevante de la historia o de las noticias. Eso ocurrió con más de diez mil estadounidenses o emigrantes que partieron hacia la Unión Soviética en busca de un futuro mejor y que fueron devorados por el sistema ruso.

Equipo de béisbol en el Parque GorkiLos Antecedentes

La corriente migratoria hacia los Estados Unidos ha sido permanente desde su nacimiento como nación y, ya en 1920, el país llevaba muchos años convertidos en el símbolo del bienestar; la aspiración de millones de personas en todo el mundo era disfrutar de sus ventajas. El flujo de migrantes era inatajable y las naves provenientes de Europa y de Asia arribaban repletas a los puertos norteamericanos. Desde el sur del río Bravo, los latinos llegaban por cualquier medio buscando salir de la mediocridad que ofrecían sus países. El proceso se había acentuado a partir de la época de la fiebre del oro en California y parecía que el Tío Sam tenía capacidad para absorber a todo aquel que quisiera trabajar y vivir bien. Por eso se le denominó “El País de las Oportunidades”

Este aumento explosivo de la población, la capacidad inventiva de los yanquis, junto con el aumento de la demanda por productos estadounidenses antes, durante y después de la Primera Guerra Mundial, llevó a la industria a crecer a pasos de gigante. Todo lo que Estados Unidos producía, se vendía, y parecía que esa apetencia era insaciable, por lo que las máquinas trabajaban sin cesar. Los únicos que permanecían ajenos a este boom eran los agricultores. Los precios de los productos de la tierra estaban estancados y las cosechas superaban las necesidades de la población, empobreciendo en forma acelerada a los pequeños campesinos.

Seguir leyendo “A RUSIA CON ILUSIÓN”

EL OTRO MARADONA

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

Si algún asomo de mérito me asiste en el desempeño de mi profesión, éste es bien limitado, yo no he hecho más que cumplir con el clásico juramento hipocrático de hacer el bien a mis semejantes.

Doctor Esteban Laureano Maradona

 Doctor Esteban Laureano MaradonaMaradona es un apellido universal gracias al “Barrilete Cósmico”, como bautizó al futbolista un ingenioso periodista argentino. Pero Maradona es un patronímico muy arraigado a la historia de la Argentina. Han existido intendentes, gobernadores, ingenieros y un médico notable de ese apellido, a quien dedicamos esta crónica: el doctor Esteban Laureano Maradona Villalba, que vivió casi un siglo, entre 1895 y 1995.

Los Maradona provienen de Galicia, España, de la zona de Lugo. Desde esta región española se produjo una fuerte corriente migratoria hacia América durante los siglos XVIII y XIX. La familia Fernández Maradona arribó a Chile y de ahí pasó a San Juan, en lo que hoy es Argentina, cuando ese territorio aún era administrado por la Capitanía General de Chile. Quizás porque Fernández era un apellido muy difundido, comenzaron a utilizar el Maradona. Con el paso de los años la familia se dispersó por todo el norte cuyano y fue así como don Waldino Maradona llegó a Esperanza, en Santa Fe, donde formó su hogar junto a doña Encarnación Villalba.

Seguir leyendo “EL OTRO MARADONA”

LA MUERTE VIAJABA EN EL “CAZADOR”

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

El CazadorEl 8 de Diciembre de 1851, en la batalla de Loncomilla, ocurrida en las postrimerías de la Guerra Civil, los rebeldes del sur de Chile fueron derrotados por el ejército gobiernista comandado por Manuel Bulnes.

Parte de las tropas vencidas, entre los que se contaban algunos mapuches dirigidos por el cacique Colipí, temerosos de represalias y sin tener un destino claro, se agruparon en montoneras que se dedicaron a asaltar campos, pueblos y ciudades, sembrando el pánico y la inseguridad entre los habitantes del sur del país. Esto obligó al gobierno a enviar un ejército para restaurar la paz.

Seguir leyendo “LA MUERTE VIAJABA EN EL “CAZADOR””