VERSIÓN MEXICANA DEL ORIGEN DEL “FUERO”

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

Carlos Fuero Unda
Carlos Fuero Unda (1844-1892).

La palabra FUERO se utiliza, generalmente, para singularizar privilegios de algunas personas, pero la Real Academia Española de la Lengua tiene varias acepciones. Dejemos que hable esta institución:

Fuero. (Del lat. forum, foro).

  1. m.Históricamente, norma o código dados para un territorio determinado.
  2. m.Jurisdicción, poder. Fuero eclesiástico, secular.
  3. m.Compilación de leyes. Fuero Juzgo. Fuero Real.
  4. m.Cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden a una provincia, a una ciudad o a una persona. U. m. en pl.
  5. m.Privilegio, prerrogativa o derecho moral que se reconoce a ciertas actividades, principios, virtudes, etc., por su propia naturaleza. U. m. en pl. Defender los fueros de la poesía, del arte, de la justicia, de la razón.
  6. m.coloq. Arrogancia, presunción. U. m. en pl.
  7. m.Der. Competencia a la que legalmente están sometidas las partes y que por derecho les corresponde.
  8. m.Der. Competencia jurisdiccional especial que corresponde a ciertas personas por razón de su cargo. Fuero parlamentario.
  9. m.ant. Lugar o sitio en que se hacía justicia.

Fuero de la conciencia.

  1. m.Libertad de la conciencia para aprobar las buenas obras y reprobar las malas. U. m. en pl.

Hoy por hoy la utilizamos especialmente para definir privilegios que por alguna condición especial o por su investidura, tiene algunas personas e instituciones.

Pero existe una historia, registrada en el libro LA OTRA HISTORIA DE MÉJICO, DÍAZ Y MADERO, LA ESPADA Y EL ESPÍRITU, de Armando Fuentes Aguirre, “Catón”, y que nos permitimos difundir a continuación, que nos cuenta que, durante una de las innumerables guerras, batallas, revoluciones y contrarrevoluciones que en el siglo XIX disputó ese pueblo para lograr su libertad e independencia, se produjo un episodio que dio origen al uso de esta expresión para dignificar el peso de la palabra empeñada. Seguir leyendo “VERSIÓN MEXICANA DEL ORIGEN DEL “FUERO””

Reencuentro con Arturo (Primera Parte)

CallejónPor Fernando Lizama-Murphy

Esto de la tecnología me permitió reencontrarme con mi amigo Arturo, del que me distancié, por eso de los caminos de la vida, hace casi cincuenta años.

Con Arturo éramos compañeros de curso, vecinos e íntimos amigos además, igual que nuestros padres. Compartimos travesuras, alegrías y tristezas y tal vez continuaríamos juntos si la presencia de Olivia no hubiese interferido en nuestra amistad. Olivia me volvió loco en plena adolescencia y ─me imagino que sin proponérselo─ me obligó a alejarme de Arturo.

Trastocó el orden de mis prioridades un embarazo completamente ajeno a nuestros inexistentes planes y la presión de los padres para que nos casásemos, me obligó a bajar del tren que me trasladaba al futuro. Arturo continuó su camino e ingresó a la universidad para estudiar ingeniería. Se tituló y desapareció del barrio y de mi vida con un contrato para trabajar en el extranjero. Mi padre, desilusionado, me consiguió con unos amigos un puesto en la administración pública, porque me dijo que, por hacer cosas de adultos, ahora estaba obligado a financiar pañales, leche y medicamentos especiales para un niño que nació con problemas, quizás como consecuencia por el tiempo en que Olivia intentó disimular su panza, usando ropa ceñida.

Seguir leyendo “Reencuentro con Arturo (Primera Parte)”

NACIMIENTO Y MUERTE DEL “METEORO”

Meteoro
Escampavía Meteoro durante su construcción. Esta fotografía se expuso en la Feria Panamericana de Buffalo, USA, en 1901.

Por Fernando Lizama-Murphy

Hasta mediados del siglo XIX casi todo lo que se consumía o se utilizaba en Chile, que no fuera alimento, provenía del extranjero. En esa época, con el arribo de inmigrantes, en su mayoría ingleses y alemanes, comenzó a desarrollarse una pequeña “Revolución Industrial” que permitió evitar la excesiva dependencia de productos que llegaban desde el otro lado del mundo. En este contexto, desde el área metalmecánica surgieron varias empresas que se dedicaron a construir máquinas, herramientas, puentes, ferrocarriles, instalaciones industriales y hasta armamentos.
Una de ellas fue la Maestranza de Lever & Murphy, que se inició en Valparaíso, hacia 1860, para luego establecerse en los terrenos que hoy ocupa la playa Caleta Abarca, en Viña del Mar.
Además de trenes a vapor, puentes, instalaciones portuarias y faros, la maestranza se dedicó a construir y reparar embarcaciones. Recompuso el Huáscar después del combate de Angamos, armó unas torpederas que llegaron importadas en cajas desde Inglaterra, construyó algunos remolcadores, pontones para carga y descarga de los buques. Pero su obra cumbre, fue el escampavía Meteoro, el primer navío con casco metálico hecho en Chile.
El diseño de la nave se basó en el del Colombain, un vapor estadounidense que atracó en Valparaíso en 1896 y cuyo destino era la inspección de faros, misma finalidad que se pretendía para la nave que se iba a construir en el país.
En febrero de 1900 el gobierno aprobó el presupuesto de 295.080 pesos oro y poco después se puso la quilla que soportaría los 49,5 metros de eslora por 8,10 de manga. Debía desplazar 625 toneladas, aunque su capacidad llegó a ser de 800 con algunas modificaciones que se hicieron durante el proceso de construcción. Sus dos motores desarrollaban 400 caballos de fuerza cada uno, permitiéndole alcanzar hasta 13,5 nudos de velocidad. Salvo algunas partes imposibles de fabricar en Chile, la mayoría de las piezas se fabricaron en el país, lo mismo que el casco de acero, el primero hecho en este material. Seguir leyendo “NACIMIENTO Y MUERTE DEL “METEORO””

¿IGUALDAD O LIBERTAD? EL FALSO DILEMA

Fidel CastroPor Antonio Sánchez García

¿Será imposible imaginar, como lo quisiera alguna vez Karl Popper, un socialismo liberal o aspirar a construir un liberalismo socialista?

1

Como los libros, según los antiguos, tienen su destino ―habent sua fata libelli, afirmaba Terentianus Maurus, el gramático latino―, así, y con muchísima más razón, los conceptos. En ambos casos, el de los libros y los conceptos, no es que el destino esté inscrito necesaria e inevitablemente en ellos: está en los ojos y mentes de quienes los leen y proclaman. Los que hacen y construyen sus destinos somos nosotros, los hombres.

¿Por qué razón del destino la lucha por la igualdad, que pasaba necesariamente por obtener la libertad de los oprimidos para que pudieran disfrutar de iguales derechos, iguales obligaciones e iguales privilegios, terminó por aplastar la libertad? ¿Por qué razón la lucha por obtener la libertad de los esclavos y oprimidos para que alcanzaran ante la ley la misma igualdad que ante Dios poseían los hombres libres, terminó esclavizando a los hombres libres? Seguir leyendo “¿IGUALDAD O LIBERTAD? EL FALSO DILEMA”