EL OTRO MARADONA

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

Si algún asomo de mérito me asiste en el desempeño de mi profesión, éste es bien limitado, yo no he hecho más que cumplir con el clásico juramento hipocrático de hacer el bien a mis semejantes.

Doctor Esteban Laureano Maradona

 Doctor Esteban Laureano MaradonaMaradona es un apellido universal gracias al “Barrilete Cósmico”, como bautizó al futbolista un ingenioso periodista argentino. Pero Maradona es un patronímico muy arraigado a la historia de la Argentina. Han existido intendentes, gobernadores, ingenieros y un médico notable de ese apellido, a quien dedicamos esta crónica: el doctor Esteban Laureano Maradona Villalba, que vivió casi un siglo, entre 1895 y 1995.

Los Maradona provienen de Galicia, España, de la zona de Lugo. Desde esta región española se produjo una fuerte corriente migratoria hacia América durante los siglos XVIII y XIX. La familia Fernández Maradona arribó a Chile y de ahí pasó a San Juan, en lo que hoy es Argentina, cuando ese territorio aún era administrado por la Capitanía General de Chile. Quizás porque Fernández era un apellido muy difundido, comenzaron a utilizar el Maradona. Con el paso de los años la familia se dispersó por todo el norte cuyano y fue así como don Waldino Maradona llegó a Esperanza, en Santa Fe, donde formó su hogar junto a doña Encarnación Villalba.

Seguir leyendo “EL OTRO MARADONA”

LA GUERRA DE LOS PADILLA-AZURDUY

Lápiz, Amor y Revolucion. de Sebastian Giacobino (para revista Caras y Caretas, mayo 2010).
Lápiz, Amor y Revolucion. de Sebastian Giacobino (para revista Caras y Caretas, mayo 2010).

En la lucha por la independencia de Latino América no existe otro ejemplo de patriotismo como el de este matrimonio altoperuano que lo entregó todo por la causa. Manuel Padilla y Juana Azurduy dieron muestras de heroísmo que van más allá de lo que un ideal puede exigir a sus defensores.

Manuel Ascencio Padilla nació en 1774, en el poblado de Chipirina, que en esa época pertenecía al virreinato del Perú. Pasó su infancia en el campo, en permanente contacto con los indios que trabajaban para su padre o que vivían en los alrededores. Muy joven se enroló en el ejército del virrey, participando en la represión al levantamiento indígena dirigido por los hermanos Catarí. Fue testigo del ajusticiamiento de Dámaso Catarí, hecho que lo marcó profundamente. Ese instante representó la ruptura total con el sistema virreinal, que pretendía mantener sometidos por la fuerza a los aborígenes. Seguir leyendo “LA GUERRA DE LOS PADILLA-AZURDUY”