PAUL BOYTON, UN NAVEGANTE DE CAUCHO

BoytonEl 14 de Abril de 1881, cuando ya había sido sentenciado a muerte por el ejército chileno,Paul Boyton se fugó en extrañas circunstancias. Entonces se insinuó que el gobierno de los Estados Unidos intercedió por él y no quedó otra solución que ponerlo en libertad.
Como muchos personajes de esa época, el origen de Boyton es incierto, aunque la versión más difundida dice que nació en el condado de Kildare, en Irlanda, en 1848 y que a los once años emigró a los Estados Unidos junto a su familia. Luego  de un breve paso por la Universidad de Saint Francis, en Pensilvania,  a los quince se enroló en la armada confederada para la guerra de Secesión, combatiendo a bordo del USS Hidrangea.
Poco a poco se convierte en un aventurero insaciable. Después de un viaje por las Indias Occidentales, se unió a Benito Juárez en la guerra de México, donde desertó para dedicarse al tráfico de armas para los revolucionarios.
Regresó a los Estados Unidos, trabajó en el negocio familiar hasta que se incendió; viajó a Europa, reclutándose como  francotirador de los franceses en la guerra franco– prusiana. Concluido el conflicto, parte a Sudáfrica para probar suerte en el negocio de los diamantes, pero le fue mal, perdió todos sus ahorros y, empobrecido, regresó nuevamente a los Estados Unidos.
Ahí conoció a Clark Merriman, inventor, que entonces trabajaba en un traje de caucho vulcanizado inflable, que permitiría salvar vidas en los naufragios. La sociedad tácita nació de inmediato y Boyton se convirtió en el voluntario conejillo de indias.
El traje, estanco y de dos piezas que se unían en la cintura, tenía la cualidad de poder inflarse en algunos compartimentos, lo que permitía flotar como si se tratase de un kayak. Boyton adquirió una gran destreza en el manejo de este artilugio e ideó algunos accesorios, como una vela que sostenía entre las piernas y un remo de doble paleta que le permitía desplazarse con mayor velocidad y dirección. Además arrastraba un pequeño bote impermeable, confeccionado también de caucho, en el que llevaba sus alimentos; también viajaba con una corneta, para tocarla en caso de emergencia. Durante sus exhibiciones solía fumar un puro para demostrar que el agua no lo afectaba y que navegar en esas condiciones no entrañaba ningún peligro.
Premunido de esta indumentaria, descendió varios ríos estadounidenses, como el Mississippi, el Missouri, el Hudson, entre otros. En Europa repitió la hazaña navegando, además de otros, por el Rin, el Danubio y el Tajo. También cruzó el Canal de la Mancha, el Estrecho de Gibraltar, la bahía de Nápoles y varios lagos. Se calcula que fueron más de 4.000 los kilómetros que recorrió envuelto en el traje de goma. Muchas de estas travesías se hicieron en condiciones climáticas extremadamente adversas, lo que resalta todavía más el coraje de este hombre.
Fue en medio de este tour de exhibición mundial cuando aceptó la oferta para hundir las naves chilenas que bloqueaban el Callao y otros puertos peruanos, durante la guerra que el Perú sostenía, junto a Bolivia, contra Chile.
Para convencer a Boyton, el Presidente del Perú, don Nicolás de Piérola,  puso sobre la mesa una cantidad de dinero irresistible, la que iría en progresión según la cantidad de barcos enemigos hundidos.
La noche en que se aprestaba a concretar su primera misión, la flota chilena abandonó el puerto y no pudo llevarla a cabo. Al  regresar a tierra fue sorprendido portando el torpedo con el que pensaba consumar su ataque. Tomado prisionero por los chilenos en enero de 1881, se le sometió a un juicio de guerra y fue condenado a morir fusilado.
Normalmente estos dictámenes se hacían efectivos de inmediato, por eso queda la duda respecto del caso del Capitán Boyton, grado que le confirió el ejército peruano. No se le ajustició en el acto y dos meses después se fuga, apareciendo en Nueva York el 19 de mayo del mismo año de 1881 con un cargamento de huacos y reliquias incas.
No existe una versión oficial, pero todo hace suponer que el gobierno de su país intervino para evitar su ejecución. También pudo ser influencia de la masonería, de cuya logiaAmistad 206, Boyton era miembro activo.
De regreso a los Estados Unidos continuó con sus proezas envuelto en el traje de caucho de Merriman. En 1884 contrajo matrimonio en Chicago con Maggie Connolly, que se convirtió en madre de sus cuatro hijos.
En 1895, cansado de viajar y de arriesgar su vida en demostraciones circenses de las bondades del traje y cuando ya había exhibido en casi todas las latitudes su utilidad, decide establecerse definitivamente y abre el Sea Lion Park en Coney Island, Nueva York, convirtiéndose en el creador del primer parque de diversiones estático de los Estados Unidos.
Durante el primer tiempo la suerte lo acompaña y el público fluye en cantidades importantes para conocer la novedad, pero después decae y Boyton ve que su negocio, en el que ha invertido todo su capital, se extingue y que camina rápidamente a la ruina. Decide venderlo en 1902.
Muere en su casa el 19 de abril de 1924, después de servir de inspiración a Julio Verne para uno de los personajes de la novela Tribulaciones de un chino en China.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s