“TARAPACA”, LA NOVELA PERDIDA

Crónica de Fernando Lizama-Murphy

trabajadores_salitre
                    Trabajadores del salitre.

“Tarapacá”, una novela escrita en 1903 por Juanito Zola, permaneció desaparecida por más de un siglo. Esta es su génesis y su historia.

Concluida la Guerra del Pacífico entre Chile, Perú y Bolivia, empresarios ingleses y chilenos invadieron la pampa, abriendo más de ciento veinte oficinas salitreras. Los combatientes habían regresado a sus respectivos países y la población de una zona desértica, casi abandonada y destruida por la guerra, no alcanzaba a satisfacer la demanda de mano de obra para hacer funcionar tanta minería.

Aparecieron los “enganchadores”, engatusadores profesionales que viajaban al sur, portando el canto de sirena con el que seducían a jóvenes, de preferencia solteros, para que fuesen a ganar el dinero a manos llenas explotando el “oro blanco”. Se calcula que más de diez mil personas emigraron engañadas por esos verdaderos traficantes de hombres.

Pero la realidad era muy distinta a la pregonada por los “enganchadores” y pronto la frustración se adueñaba de los incautos; la soledad del desierto no dejaba espacio a arrepentimientos. Quienes querían regresar, porque el trabajo estaba muy lejos de sus expectativas, eran abandonados a su suerte. En el fondo, nadie podía escapar de esta tierra prometida, convertida en cárcel.

Los obreros quedaban a merced de los patrones, sin elementos de seguridad, ni de higiene, los salarios se pagaban con fichas que los mineros debían gastar en pulperías de las mismas oficinas salitreras, donde los precios de los productos eran fijados arbitrariamente por los dueños. La vida era espantosa en medio de la nada. Iquique, la ciudad más cercana, eran casi inalcanzable sin medios de transportes y malos caminos.

La huelga de 1890, que se generalizó a todo el país, dejó parte de esta dramática realidad a la vista. El conflicto concluyó con acuerdos, pero los empresarios, acusando pérdidas y que se habían visto obligados a aceptar los términos bajo amenazas, no cumplieron lo prometido, aumentando la agitación social.

Oponiéndose a esta realidad, la alta sociedad iquiqueña vivía como en otro planeta. La riqueza que se generaba en el desierto, se hacía palpable para una parte de los habitantes del puerto, donde el fisco chileno era el principal favorecido a través del Impuesto a la Exportación del Salitre. También se beneficiaban comerciantes, altos funcionarios públicos, banqueros, empleados de las navieras, de la aduana, un selecto grupo de empresarios y los corruptos de siempre, que disfrutaban de la buena vida que da la prosperidad.

Las vestimentas a la última moda que se lucían para las funciones de óperas y  zarzuelas en el Teatro Municipal, las apuestas en el Club Hípico, los banquetes, los viajes al extranjero o al sur, los elegantes burdeles, los clubes sociales donde se bebían los mejores licores importados, daban fe de una abundancia sin límites, financiada por el trabajo casi esclavo de los salitreros.

En ese ambiente de desigualdad extrema nació un periódico obrero, El Pueblo, editado por los periodistas Nicanor Polo y Osvaldo López, que pregonaba las injusticias y los males sociales en el puerto y en la Pampa del Tamarugal.

Al otro lado del mundo, en las minas de carbón francesas, pocos años antes ocurrió algo similar a lo que pasaba en la pampa. Emile Zola lo narró en su novela “Germinal” (1885), donde quedó en evidencia que los abusos no eran exclusivos del nuevo continente.

De la imprenta del diario “El Pueblo” surge la novela “Tarapacá” (1903) escrita por Juanito Zola, seudónimo tras el cual, se supone, ocultan su identidad los editores del periódico, Polo y López. No existe certeza de que eso sea así, pero todas las investigaciones apuntan a ello. La otra semejanza, además del apellido del autor, es que la oficina salitrera en la que se desarrolla gran parte de la trama, se llama Germinal, como la novela del Zola francés.

Quienes la han podido leer, aseguran que el libro carece de calidad literaria, pero que resulta imprescindible pues es quizás la primera novela de carácter social escrita en Chile y posiblemente, en América Latina.

El tema es simple Su protagonista se llama Juan Pérez y es obrero en Germinal. En desacuerdo con las condiciones en las que viven y trabajan los calicheros, comienza a sembrar los deseos de reivindicaciones entre sus pares. Pronto se convierte en líder y extiende su influencia a otras oficinas salitreras, que se van adhiriendo a los reclamos. Cuando ha conseguido aunar voluntades, convoca, para el 18 de septiembre (día de la Independencia de Chile), a la gran reclamación, en la que los obreros presentan un pliego de peticiones que deberá ser aceptado, de inmediato, por todas las oficinas. Como eso no ocurre, los trabajadores destruyen las salitreras y se internan en territorio boliviano en busca de un futuro mejor.

Por supuesto que una novela de estas características produjo reacciones negativas entre aquellos que sentían vulnerados sus intereses, quienes se las arreglaron para hacerla desaparecer de circulación por más de un siglo.

Se tenía la certeza de la existencia de un ejemplar en la Biblioteca Nacional, posiblemente hubiera otro en la de Mariano Latorre y tal vez algunos bibliófilos poseyeran libros, pero nunca se difundió, hasta el año 2006.

Ese año, Ediciones El Jote Errante, con la colaboración de Ediciones Campvs, de la Universidad Arturo Prat, de la Corporación Patrimonio Cultural de Chile y de Geoimagen Ltda., consiguen reeditarla en Iquique.

Pero aún resulta difícil conseguir un ejemplar.

Fernando Lizama Murphy

Un comentario en ““TARAPACA”, LA NOVELA PERDIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s